Este rincón literario es el mundo de los sueños, de las palabras muertas, de las puertas cerradas y de las mentes abiertas. Que ante los cencerros de un mundo ordinario entre campanas de letanía, agoniza en su calvario.

Lluvias de abril y soles de agosto, tanta intensidad que deshace la piel y las tripas se trenzan como cuerdas de esparto; o como enredaderas que quieren salir, que quieren ser la voz de cualquiera. Tanto por ver. Nada en la nevera. El recuerdo de algún desconocido con mirada sincera.

...La garganta se atrinchera, y ahogada, acechan los versos como flechas, y se clavan en la almohada...

Rendirse a la magia de la poesía es como un ritual de iniciación a lo intrínseco del ser, a la armonía, a disentir de la hipocresía y en vez en cuando renacer. Es una invitación a la introspección, un viaje cerebral, espiritual y del corazón. Crear y divagar, crecer y explorar… Ayer las hojas secas de un cuaderno de otoño, mañana un cadáver de lechuga que velará mi insomnio. Poemas sobre tu coño. Coñac. Te quiero, te odio. Un canto de jilguero en una higuera fértil. Salir de un agujero. Un sendero mágico. Nada en el monedero. Un principio trágico. Un lugar nostálgico. Querer hacer el amor bajo un aguacero ..

...Bienvenid@s seais a este rincón...

Ojalá nunca te peines

   Llegas como siempre, con la primavera (aunque conozco tu invierno). Abriendo flores, alterando mi sangre, abriendo puertas. Colorida y húmeda (muy húmeda). Tan volátil y ostensible que nuestros dedos se alargan o nuestras mentes, con una sola mirada, y en tu invisible y amorfa oreja desaparecen.  
   Sonríes con tus ojos, cantas con tus ojos, piensas con tus ojos, hablas con tus ojos, follas con tus ojos y yo te miro siempre, para no perderme un solo matiz de tu misterio, ese que durante tantos años mantiene mi intriga de ti.
   Abstractas, creativas, lunáticas y putas, que al fluir sin pretensiones nos volvemos eternas en lo efímero. Pues nos queremos libres. Y así los huracanes de sensaciones arrastran los escombros y construyen, con ellos, chabolas cerca de algún lugar sagrado donde poder dormir abrazadas un par de veces al año. Y que raspen las sábanas acartonadas por tu profundidad, y las camas caminen lejos de las paredes, que cuando el deseo se libera y nos conecta, ni el sudor ni el manantial que se forma en nuestras manos consigue quitarnos la sed. 
   ...Aun cuando hablas hacia adentro me ponen tus palabras. Y es que en la extravagancia y locura de tu verbo reside la sintonía de lo mágico, de lo místico. Y me sigo derritiendo como siempre. Ojalá nunca te peines. 

2 comentarios: